CRECIMIENTO IMPARABLE DE LOS SISTEMAS DE GESTIÓN ENERGÉTICA


Ahorro energéticoSegún informa Creara, empresa española especializada en eficiencia y ahorro energético, 4.730 empresas se han certificado hasta ahora, en todo el mundo, con la norma ISO 50001, lo cual supone un enorme crecimiento, si tenemos en cuenta que, a principios del año 2012, sólo lo habían hecho 92.

De estas 4.730 empresas certificadas, 2.671 son alemandas (balance publicado por la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente), lo que convierte a este país en el que más certificados tiene actualmente, seguido del Reino Unido (334 certificados) y de España (184).

El fuerte liderazgo de Alemania se debe fundamentalmente, según Creara, a los beneficios fiscales que ofrece el Gobierno alemán. Fuera de Europa destacan India (122 empresas certificadas) y Corea del Sur (112 certificados). En América Latina encabezan la lista Brasil y Chile (ocho certificados en ambos casos), aunque se espera que esta cifra aumente rápidamente en el segundo de ellos, gracias al esfuerzo llevado a cabo por la administración pública chilena. Estos datos ponen de manifiesto un aumento continuo de la demanda internacional sobre este tipo de certificaciones, tendencia que va a ser potenciada en los próximos años por el efecto de la nueva Directiva europea 2012/27/UE, de 25 de octubre, sobre eficiencia energética, que establece, no solamente los criterios que deben seguir los países miembros para mejorar la eficiencia energética, sino también que el objetivo de la eficiencia energética sea visto como una posibilidad de desarrollo tecnológico en la industria, en el sector energético, el sector residencial, en la innovación y en la formación.

La norma ISO 50001, de Sistemas de Gestión Energética establece un sistema optimizado para el uso correcto de la energía en cualquier tipo de organización. Tiene como objetivo facilitar a las organizaciones, independientemente de su sector de actividad o su tamaño, una herramienta que permita la reducción de los consumos de energía, así como de los costos financieros asociados y, en consecuencia, de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Son muchos los beneficios que implantar un sistema de gestión de la energía puede reportar a una empresa, por eso se espera que el avance de su implantación sea imparable en los próximos años. El principal beneficio es, sin duda, la mejora de la competitividad, pero además, también se consigue:

– Ahorro de energía en el corto, medio y largo plazo.

– Control de la cantidad de energía consumida en cada proceso.

– Detección de las medidas de ahorro energético más adecuadas en función de los procesos de consumo de energía en la organización.

– Reconocimiento externo (clientes, proveedores, accionistas, opinión pública) del compromiso de la organización con el desarrollo sostenible.

– Mayor acceso a las licitaciones públicas, donde la adecuada gestión energética se valora cada día más.

José Manuel Sánchez

LABORPREX AUDITORES

Fuente: http://www.energias-renovables.com/articulo/crece-la-demanda-mundial-de-certificaciones-en-20140124

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Sostenible, General, Gestión Ambiental, Responsabilidad Social Corporativa, Responsabilidad Social Empresarial, RSE, Sostenibilidad. Guarda el enlace permanente.