Coach y Jefe, ¿es posible?


Confident Team of Business PeopleConsideramos este tema de gran actualidad,  ya que cada vez son más las organizaciones que ponen en marcha procesos de coaching ejecutivo, para desarrollar las habilidades de sus directivos y líderes, o de coaching de equipos, para conseguir equipos de alto rendimiento que logren alcanzar los objetivos estratégicos de la empresa.

Hace unos días vimos publicado en Líder-haz-Go un artículo sobre este asunto. En el mismo se recoge una interesante opinión de María Manzano, profesora de recursos humanos y habilidades directivas en la Universidad Europea de Madrid y socia fundadora de Líder-haz-Go, que nos ha parecido bueno reproducir aquí:

 “Entendemos que así como las habilidades y competencias del coaching hacen un mejor líder, y en algunas ocasiones podemos ser acompañantes del proceso de crecimiento de nuestros colaboradores, para ser coach de un proceso necesitamos tener una independencia total de los objetivos y resultados del coachee, cosa que no se da en el caso de ser su jefe.

¿Cómo puede un coach cumplir con la norma: “Intentaré evitar conflictos entre mis intereses y aquellos de mis clientes”, en caso, por ejemplo, de que el coachee quiera dejar el departamento o la empresa? Seguramente el coachee no se sentirá con la suficiente confianza para planteárselo siquiera a sí mismo, lo que ya dificulta que vea realmente todas las opciones posibles.

Un líder tiene entre sus responsabilidades marcar una dirección para su equipo, y esto es contradictorio con la actividad de coach que acompaña al coachee hacia donde sus objetivos le indiquen, aunque un líder formado como coach, tomará y marcará esta dirección con mucho más conocimiento de las visiones de todo su equipo.”

Coincidimos con la opinión de María Manzano, y creemos, por ello, que no se puede pensar en un Jefe como coach de sus subordinados, en sentido literal, ya que no reúne algunos de los requisitos necesarios de éste (independencia de los objetivos, ausencia de conflicto de intereses, etc.), pero es evidente también, que la formación en coaching de los jefes podrá dar a estos una visión de sí mismos, de su papel en el grupo, de los objetivos individuales y colectivos a marcar, del papel de sus subordinados o de las opciones de desarrollo de cada uno de ellos que, de otra forma, desconocería, y que mejorarán, sin duda, su función de lideradgo.

Departamento de Consultoría

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, General, Recursos Humanos. Guarda el enlace permanente.