MOTIVOS PARA CONTRATAR UN COACH EMPRESARIAL (Segunda parte)


líder            Continuamos el artículo de la semana pasada, con los motivos que pueden encontrar un empresario para contar contratar un coach empresarial:

5) Claridad de objetivos. Muchas veces queremos que nuestra vida o nuestra situación cambie, pero  no sabemos en qué. El coach ayuda al cliente al definir con claridad lo que realmente busca, evitando la desproporción de los objetivos, o también lo que se conoce como “autoengaño”. El autoengaño es un mecanismo de defensa psicológico que nos evita el sufrimiento ante las cosas que no podemos obtener, porque creemos que están muy por encima de nuestras posibilidades y podemos sufrir al no alcanzarlas; por ello, nos autoengañamos, convenciéndonos de que, en realidad, no es aquello lo que queremos. Esto es un arma de  doble filo, ya que al beneficio psicológico que obtenemos al evitar la posible frustración  de no conseguir la meta, se contrapone el riesgo de escoger cosas que realmente no queremos, simplemente porque pensamos que están más a nuestro alcance; así una carrera equivocada, un objetivo de crecimiento por debajo de nuestras posibilidades, etc.

6) Enfoque y concentración en el objetivo. William Mathews, afroamericano que fue el primer hombre de  color en conseguir ser un destacado jugador de beisbol y fiscal en los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XX, dijo que “La primera ley del éxito es la concentración, dirigir todas las energías hacia un único punto e ir directamente a ese punto sin mirar a la derecha ni a la izquierda”.  Sin embargo, mantenerse enfocado en algo es difícil. Muchas veces nos proponemos seguir un sistema y, conforme las cosas se van complicando, lo sustituimos por otro más cómodo; lo que muchas veces hace que, al cabo de tiempo, continuemos persiguiendo un objetivo que ya deberíamos haber alcanzado. Un coach busca que su cliente consiga y mantenga su concentración en la meta o metas marcadas, aprovechando todas sus energías en alcanzarlas en el menor tiempo posible.

7) Estrategias y técnicas actualizadas de desarrollo personal y productividad. Quizá este sea uno de los puntos más fuertes del coaching. Un coach puede proporcionar muchas ideas para conseguir más con menos. En este sentido, en el ámbito empresarial conviene que el coach también posea o adquiera conocimientos  específicos de la empresa o área de la misma donde se vaya a poner en práctica el proceso de coaching, ya que así entenderá mejor las situaciones y podrá proporcionar propuestas más ajustadas y productivas. Existen,  por otro lado, especializaciones de coaching dirigidas a atender áreas específicas, tales como: Coaching Financiero, Coaching Organizativo, Coaching Administrativo, Coaching de Recursos, Coaching Gerencial o Coaching Ontológico.

Como afirma John Mason, “El Hombre de negocios que utilice las fórmulas de éxito de ayer en el mundo de hoy, terminará sin un negocio mañana”.

Departamento de Consultoría de Laborprex Auditores

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Formación, Recursos Humanos. Guarda el enlace permanente.