Coaching: una eficaz herramienta de prevención de riesgos laborales


líder

Las organizaciones actuales, para alcanzar y mantener el éxito, y contribuir adecuadamente al desarrollo global en el que nos movemos, necesitan ser capaces de gestionar con eficacia, tanto a nivel individual como colectivo, los cambios internos y las modificaciones que se producen a nivel externo y, por supuesto, anticiparse, reaccionar y responder ante los nuevos problemas y retos que plantea la sociedad actual. La salud física y mental, las habilidades, la motivación y la creatividad de los individuos se hacen cada vez más importantes como factores productivos en una estructura económica tan cambiante.

     Para desarrollar todo este potencial necesario, es preciso preparar mentalmente al capital humano de las organizaciones, diseñando políticas que beneficien la salud del trabajador y dotando a las empresas de un valor adicional que incida positivamente en la productividad y ofrezca a sus empleados un trabajo sano, de bajo o inexistente estrés.

     Una de las tendencias y estrategias de éxito más novedosas y recomendables para alcanzar este fin es introducir diferentes acciones de coaching especializado en los programas formativos de las empresas, bien de manera interna, dentro de las políticas de formación, o mediante un coach externo, especializado en dotar y proporcionar al grupo humano de la organización herramientas de gestión completamente definidas y, sobre todo, de conducirlo hacia la búsqueda de soluciones específicas. Por ejemplo, podría prestarse atención individualizada, mediante el coaching, a la capacidad de cada empleado para afrontar los desequilibrios entre las demandas laborales de que son objeto, y las capacidades individuales que deben poner  en juego para atenderlas, evitando el estrés.

      Incluir aspectos vinculados con el coaching en los cursos de formación para trabajadores contribuiría de modo eficaz a que estos pudieran manejar con mucha más solvencia la creciente complejidad del trabajo que exige la sociedad actual.

     En definitiva, el coaching se ha convertido en las últimas décadas, tanto en el mundo empresarial, como en ámbitos de carácter más individualizado, en una herramienta útil para gestionar el desempeño, manejar el estrés y lograr metas laborales y personales, todo lo cual supone prevención y control de los riesgos psicosociales. Así lo  pone de manifiesto, entre otras publicaciones, la Nota Técnica de Prevención nº 744, del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

     Sin duda habrá que explorar mejor las aplicaciones que el coaching  puede tener en la prevención de riesgos laborales, sobre todo en los riesgos de carácter psicosocial, pero lo que es indudable es que esta aplicación es factible, y no sólo eso, sino que puede llegar a ser una de las mejores herramientas con que cuenten las empresas para la intervención psicosocial.

Dpto. de Consultoría de LABORPREX AUDITORES

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Prevención de Riesgos Laborales, Recursos Humanos. Guarda el enlace permanente.