Empleados confictivos…: “Coaching de desempeño”.


B            Cualquier persona que tenga a su cargo empleados sabe lo complejo que resulta a veces el diálogo con ellos cuando se trata de corregir conductas inadecuadas o malas prácticas en el trabajo. Lo normal es que el trabajador se coloque a la defensiva y reaccione mal, con lo que, muchas veces, sin darse cuenta, el directivo o mando consigue el efecto contrario al que se proponía.

Aplicar técnicas y principios del coaching de desempeño puede ser de gran ayuda a la hora de tratar estos casos y, en general, en la conversación diaria de Jefes y subordinados. Algunas de estas técnicas son:

Saber escuchar:

En lugar de soltar un discurso represivo e inquisitorial, convirtiendo el diálogo en un interrogatorio, es fundamental escuchar atentamente a tu interlocutor e intentar percibir su lenguaje corporal. Muchas veces, la clave para el éxito de la conversación está en saber apreciar los matices de dicho lenguaje.

No conviertas el contacto con  tus subordinados en un monólogo, más bien intenta conducirlos, a través de preguntas, a comprender sus problemas de desempeño, evitando que se sientan juzgados. Procura hacer preguntas abiertas, del tipo, ¿Cómo va todo por aquí?, ¿Puedo ayudaros de alguna forma?…

Invítales a que expresen libremente posibles sugerencias o propuestas para mejorar la situación. Hazles ver que la mejora en su propio desempeño contribuirá a alcanzar los objetivos de su departamento y de toda la empresa. Si se sienten parte importante del conjunto aumentará su implicación y eso incidirá positivamente en la mejora de su actitud.

Actitud positiva

No debes hablar con tus subordinados sólo cuando existan problemas, ya que centrarse siempre en lo negativo puede desmotivarlos y causar un efecto perjudicial en su rendimiento. Háblales también de sus éxitos, retroalimenta frecuentemente su motivación diciéndoles lo que hacen bien.

Incluso cuando se trate de abordar un conflicto, empieza siempre el diálogo destacando los elementos positivos de su trabajo, las áreas en las que están alcanzando los objetivos, así ellos sentirán que ves el conjunto de la situación y no sólo lo malo, con lo que evitarás que se pongan inmediatamente a la defensiva.

Preparación y concreción

Prepara la conversación con tus empleados, infórmate bien para conocer todos los detalles: horarios, turnos, quién hace qué, cómo, etc. e intenta ser lo más realista y ajustado posible cuando les hables, pues eso te dará credibilidad y solvencia ante ellos.

Anímalos a acercarse a ti y contarte sus dificultades. Hazles ver que, te digan lo que te digan, no vas a tomar decisiones precipitadas y siempre vas a contar con  su opinión. Procura establecer relaciones de confianza que permitan la comunicación fluida, abierta. No les des las soluciones, oriéntales para que sean ellos quienes las encuentren, así desarrollarás el potencial individual y de equipo y no gastarás energía ni tiempo en problemas que pueden resolver ellos mismos.

Autor José Manuel Sánchez

Laborprex Auditores

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Recursos Humanos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Empleados confictivos…: “Coaching de desempeño”.

Los comentarios están cerrados.