FIJAR OBJETIVOS: PILAR BÁSICO DE LA PLANIFICACIÓN DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO. PARTE I.


OHSAS 18001 y su correlativa OHSAS 18002, afirman que fijar objetivos es una parte fundamental de la planificación de un sistema de gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo (SGSST). En el  caso de España, la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el Reglamento de los Servicios de Prevención conceden también un lugar importante a los objetivos, dentro de la estructura de Plan de Prevención.

No obstante, nuestra experiencia como consultores de OHSAS y como auditores de Sistemas de Gestión de PRL, nos ha demostrado que, salvo excepciones de organizaciones grandes con una trayectoria más o menos amplia en sistemas de gestión, la mayoría de las empresas encuentran muchas dificultades a la hora de plantear objetivos de SST,  y se mueven en esta materia de una manera bastante improvisada y circunstancial, sin saber muy bien hacia donde se dirigen.

OHSAS 18002:2008 introduce un nivel de especificación de los objetivos que puede ayudar mucho a las empresas que implanten estar norma a definir unos objetivos claros y significativos. Aún así, consideramos necesario explicar y concretar algunos de los aspectos de la norma, para hacer más accesible al común de las empresas la tarea de plantear objetivos. Los elementos a analizar son varios.

En primer lugar, OHSAS 18001 dispone que La organización debe establecer, implementar y mantener objetivos documentados de SST, para cada función y nivel relevantes dentro de la organización. La pregunta es ¿Cuáles son los niveles y funciones relevantes de la organización para establecer los objetivos de SST?

Pues bien, en nuestra opinión, aquellos que tengan capacidad de decisión en materia SST, en razón de:

»      Su preparación técnica, para asesorar o tener iniciativas en SST.

»      Capacidad económica, para autorizar inversiones en SST

»      Su responsabilidad en los recursos humanos o materiales

»      Su responsabilidad en áreas con actividades o equipos especialmente peligrosos.

Es decir, nos estamos refiriendo, entre otros posibles, a:

»      El responsable del prevención

»      A director o responsable económico-financiero

»      Al director o responsable de recursos humanos

»      Responsables de mantenimiento y/o ingeniería

»      Responsables de compras, almacenamiento y gestión del material, equipos de trabajo, etc.

En el caso de empresas pequeñas, las responsabilidades que hemos ido señalando pueden concentrarse en menos personas (en algunos casos de empresas pequeñas es posible que todas sean del empresario), pero ello no debe obstaculizar, sino más bien facilitar, que los objetivos se formulen.

La próxima semana hablaremos de los tipos de objetivos que pueden plantearse y ejemplos de cada uno de ellos.

José Manuel Sánchez Rivero
Socio Auditor y Consultor de Laborprex Auditores
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Auditorías PRL, Formación, Prevención de Riesgos Laborales. Guarda el enlace permanente.